Ante el aumento de casos de COVID-19 en nuestro país y la reciente declaración de fase 3 de la pandemia en el mismo, el uso de cubrebocas se ha vuelto casi una obligación social. Esto ha llevado a un aumento en la demanda de estos artículos y una oferta de cada vez más variedades. Desde el famoso cubrebocas N95 hasta los cubrebocas de tela caseros, pasando por los quirúrgicos, en este artículo te contaré cuál es más efectivo dependiendo de tu situación y riesgo de exposición al virus.

Cubrebocas N95

Esta mascarilla se ha vuelto popular por la pandemia, anteriormente era utilizada por el personal de salud en el manejo de pacientes con enfermedades infectocontagiosas, posterior al inicio de la pandemia es cada vez más común entre los ciudadanos. Sin duda es el cubrebocas más efectivo, ya que puede bloquear hasta el 95% de partículas pequeñas de hasta 0.3 micrones (en perspectiva, un cabello humano tiene un grosor de 85 micrones en promedio).

Están compuestas de poliester, fibras sintéticas y fibras dispuestas especialmente para evitar el paso de partículas a través de esta mascarilla. Además hay que mencionar que está diseñado para un solo uso. Incluye una pieza moldeable en el área que se acopla a la nariz del usuario para sellar herméticamente.

Imagen que muestra una mascarilla o cubrebocas de tipo N95.
Muestra de mascarilla tipo N95

Para garantizar un uso correcto del mismo debes asegurarte que no existan boquetes entre tu piel y la mascarilla N95, además de no tener barba ya que esta impide un cierre totalmente hermético. También es importante saber que estas mascarillas están fabricadas bajo un tamaño estándar, por lo que su uso no es recomendado en los niños.

Algunas máscaras N95 cuentan con válvulas al frente con el objetivo de hacer más cómoda la respiración pero es importante recalcar que estas mascarillas con filtro son útiles para protegernos de las partículas en el aire así como de otras personas enfermas, pero no protegen a los demás ya que la válvula está diseñada para que la exhalación salga por esta.

Cubrebocas Quirúrgico (o médico)

Estos cubrebocas son de los que más comúnmente utiliza el personal médico en todo el mundo, seguramente los has visto si estás de visita en algún hospital, acudes a alguna consulta médica o con tu dentista. Son un poco menos efectivos que los N95 ya que solo filtran del 60 al 80% de las partículas, aunque eso es suficiente para prevenir la dispersión del coronavirus ya que detiene las micro gotas de saliva provenientes de la tos o los estornudos.

Una imagen que muestra un cubrebocas médico azul.
Un cubrebocas plizado comúnmente utilizado en hospitales y clínicas.

Están fabricados de fibras textiles respirables muy parecidas al papel, estos cubrebocas médicos no son preformados, sino que son un rectángulo plisado y ligas a los lados que permiten que se expanda y flexione ajustándose así a la forma de tu cara. Puede protegerte de partículas grandes y salpicaduras, pero con el paso de las horas pierde su ajuste inicial y esto lo hace menos efectivo que las mascarillas N95.

Al igual que los anteriores las mascarillas grado médico también están diseñadas para un solo uso y son desechables.

Cubrebocas de Tela o Hechos en Casa

Debido a la escacez de cubrebocas muchas personas han recurrido a comprar e, incluso, fabricar en casa estas mascarillas. Pero siempre existe la duda ¿Son efectivos los cubrebocas de tela hechos en casa? En realidad sí, son tan efectivos como los cubrebocas médicos simples, pero esto dependerá del material del que estén hechos, de su forma de uso y el ajuste que tenga con la cara al momento de usarlos. Además hay que saber una cosa muy importante: usar cualquier tipo de cubrebocas es mejor que no usar nada.

Imagen que muestra una mascarilla o cobrebocas casero decorado.
Cubrebocas casero de doble capa hecho de tela de algodón.

Un buen cubrebocas de tela debe estar hecho de un material lo suficientemente denso como para impedir el paso de los virus, pero lo suficientemente ligero para poder respirar a través de este y tolerar adecuadamente su uso. La mayoría de los cubrebocas de tela comerciales y caseros están hechos de tela de algodón.

Hoy en día este tipo de cubrebocas son vendidos a través de las redes sociales y otras tiendas en internet, al comprarlos debes asegurarte que tiene al menos dos capas de tela, que tiene el tamaño suficiente para cubrir tu nariz y barbilla al mismo tiempo y que los hilos elásticos con los que se sujeta son fuertes y seguros para formar un sello lo más hermético posible entre tu piel y el cubrebocas.

Cubrebocas de Tela con Filtro

Básicamente es una modificación del anterior, también es hecho en casa con tela 100% de algodón, pero a diferencia del otro, este cubrebocas cuenta con un pequeño compartimento en forma de bolsa para que agregues un filtro adicional a las dos capas de tela. Se puede utilizar como filtro extra un trozo de filtro de café o de peyón, el cual debe cambiarse a diario.

Se sabe que de este modo el cubrebocas de tela es más efectivo y puede llegar a bloquear hasta el 33% de partículas de 0.3 micrones, el cual es suficiente para el uso diario ya que no se estará expuesto a personas de riesgo constantemente como el personal médico.

Imagen que muestra un cubrebocas hecho de tela modificado para agregarle un trozo de filtro de café.
Vista posterior de un cubrebocas de tela con capa adicional de filtro de café.

Como filtro es importante nunca utilizar bolsas de aspiradora o filtros de aspiradora ya que pueden contener partículas dañinas para la salud.

Consejos al Utilizar un Cubrebocas

Al utilizar cualquier tipo de cubrebocas es importante saber lo siguiente:

  • El cubrebocas a utilizar debe cubrir desde tu nariz hasta tu barbilla.
  • Debe sellar perfectamente entre tu piel y la tela, sin aberturas.
  • El cubrebocas debe usarse durante todo el tiempo que permanezcas fuera de tu casa.
  • No debes tocar, mover o quitar el cubrebocas mientras estás fuera de casa.
  • Ningún cubrebocas tiene una eficacia del 100%, por lo tanto debe continuarse con la distancia social y el lavado frecuente de las manos.
  • Al regresar a casa retirar el cubrebocas por las cintas elásticas que lo sujetan.
  • Si es desechable ponerlo en un bote de basura con tapa o en una bolsa plástica y cerrarla.

Recuerda que debes cubrir tu nariz y boca al salir a la calle y que cualquier tipo de cubrebocas es mejor que nada.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s